Juego de Pelota Maya, un misterio por descubrir.

Juego de la pelota en Chichén Itzá

Hola, queridos viajeros y amigos de Exotik Mayan Tours y de las excursiones por Riviera Maya! En el post de hoy, nuestras «sandalias descalzas» nos llevan a pisar y pasear por el juego de pelota maya en las canchas de juego más antiguas del mundo que podrás descubrir por ti mismo cuando hagas la excursión a Chichén Itzá, Ek Balam ó la excursión a Coba, así que os invito a una «chela» mientras buceamos por la historia y entresijos del famoso «juego de pelota maya». En el sitio arqueológico de Tulum no lo podrás encontrar ya que estas ruinas al borde de las mejores Playas de la Riviera Maya fueron construidas en una etapa posterior.

En qué consiste la pelota Maya

El juego de pelota fue un ritual muy arraigado en las culturas mesoamericanas que sirvió objetivos más allá del simplemente evento deportivo siendo, entre otros fines, una manera de calmar tensiones o solucionar conflictos sin recurrir a la guerra, permitiendo resolver las disputas en una cancha de juego en lugar de un campo de batalla. Aparentemente se podían dirimir pleitos por tierras, tributos, contratos comerciales, etc.

Esta teoría del mantenimiento de límites podría ser una explicación a la distribución irregular de estos campos de juego.

libro popol vuh

La leyenda de Popol Vul

En el «Popol Vul», libro sagrado de los mayas se relata que, en tiempos de la creación del universo, Hun Hunahpú y su hermano estaban jugando a la pelota en una zona cerca del inframundo, molestando con ello a los señores del lugar, propiciando que estos enviaran unos búhos para atraerlos hasta el campo de juego de pelota de Xibalba, situado en el extremo occidental del inframundo. A pesar de estar rodeados de peligro, y debido al cansancio, los hermanos se duermen , siendo capturados, sacrificados y enterrados en el campo de juego de pelota. Hun Hunahpú es decapitado y su cabeza se coloca en un árbol, originando el nacimiento de la primera calabaza. Al paso de una diosa, la cabeza de Hun Hunahpú le escupe en las manos, haciendo que la diosa concibiera y diera a luz a dos gemelos que se llamarían Hunahpú e Ixbalanqué, que representarían el lado luminoso y tendrían que enfrentarse mediante el juego de pelota a los seres de la oscuridad, en una lucha que fue resuelta en la cancha de juego de Chichén Itzá, considerada por entonces como «el Maracaná» de la época.

En aquellos tiempos, los gemelos retaron a los dioses de la muerte y bajaron al inframundo para vengar las muertes de su padre y su tío a través de este juego, conocido en lengua maya como «pok ta pok», por el sonido que producía la pelota al golpear el suelo y las paredes de las canchas.

juego de la pelota en chichen itza

De acuerdo con el relato, Hunahpú e Ixbalanqué y los señores de la muerte mantuvieron un duro encuentro, buscando la victoria a toda costa, golpeando la pelota con la cadera para lanzarla cada vez más lejos y a mayor velocidad, mientras que los engendros respondían con destreza a cada uno de los golpes de la pelota. Los gemelos se alzaron victoriosos, aunque no lograron resucitar a su padre y más tarde serían sacrificados para transformarse, según la leyenda, en el Sol y la Luna.

Popularización de la pelota Maya

En su época de florecimiento, cuando el sur del territorio de Mesoamérica que incluye la península del Yucatán, se puebla con numerosas ciudades, los mayas construyeron una o varias canchas de juego de pelota en cada una de estas urbes para conmemorar la hazaña de los gemelos. Desde entonces, antes de empezar un partido, todos los jugadores debían rezar a Hunahpú, considerado ya como un dios de la mitología maya.

Los Mayas eran muy aficionados al juego de la pelota

El espacio, patio o cancha donde se jugaba tenía una connotación similar a los «planos celestes», de tal forma que los jugadores se transformaban en seres luminosos como el sol, la luna o las estrellas; existen especulaciones de que las metas de piedra representaban el amanecer, la puesta de sol y los equinoccios. Tenemos que destacar que no hay un tamaño de cancha estándar, las medidas del campo de juego varía de un sitio a otro. Especialmente cabe destacar el campo de pelota de las ruinas de Chichén Itzá ya que es el campo más grande de toda Mesoamérica con 166 metros de largo, 68 de ancho y muros laterales verticales de 7.5 metros de alto. Dadas las características de este campo y la altura de los aros es probable que se jugara con algún tipo de raqueta que lanzase la pelota de hule.

Características de la pelota Maya

El juego de pelota era un juego por equipos, similar al voleibol, en el que se pasaban la pelota de un lado a otro usando solo la cadera, hombros y codos. Al parecer, los equipos estaban formados por un mínimo de dos y un máximo de cinco jugadores (dependiendo del tamaño de la cancha) que se cubrían la cabeza y los codos con unas protecciones llamadas Pix’om.

Cancha de pelota maya en Coba

Este deporte, considerado el deporte por equipos más antiguo del mundo con unos 2500 años de antigüedad, ya tenía árbitros que velaban por el cumplimiento de las normas del juego.

Este juego se llevaba a cabo en una gran estructura de mampostería y, aunque hay variaciones en tamaño, en general todos los campos constan de una larga y estrecha pista de juego flanqueada por paredes con superficies tanto horizontales como inclinadas.

Se cree que en un principio no tenía aros y el objetivo era que, simplemente, la pelota no cayera al suelo. Los aros se añadirían posteriormente y, aunque no está muy claro, existe la creencia de que a partir de ese momento un equipo podía ganar cuando colaba la pelota por el aro y conseguía puntos si lo tocaba con la misma.

La pelota era pesada, de hule macizo y botaba debido a la vulcanización del hule, proceso resultante de la mezcla de la salvia del árbol del hule con un cincuenta por cien del resultado de la molienda de la enredadera Ipomoea Alba. Los españoles decían que la pelota parecía estar hechizada, ya que no habían visto un objeto que pudiera botar tanto.

jugadores de la pelota maya

La vestimenta de los jugadores consistía en un taparrabos y protectores de cuero para antebrazos y cadera. En algunas culturas añadían a la vestimenta un grueso cinturón de mimbre o madera recubierto de cuero.

[heading tag=»p» align=»center» color=»#83365d» style=»lines» color2=»#000″]Algunas de nuestras excursiones:[/heading] [one_third]

[promo_box image=»8236″ title=»» btn_text=»Más Información» btn_link=»https://excursionesenlarivieramaya.com/tours/sian-kaan-deluxe/» target=»_blank» position=»left» border=»1″ animate=»»]

RESERVA DE SIAN KA’AN EN LANCHA

⭐⭐⭐⭐⭐  9,3/10

135€/adulto    125€/niño[/promo_box] [/one_third] [one_third]

[promo_box image=»379″ title=»» btn_text=»Más Información» btn_link=»https://excursionesenlarivieramaya.com/tours/catamaran-isla-mujeres/» target=»_blank» position=»left» border=»1″ animate=»»]

ISLA MUJERES EN CATAMARÁN

⭐⭐⭐⭐⭐  9,4/10

85€/adulto    75€/niño[/promo_box] [/one_third] [one_third]

[promo_box image=»437″ title=»» btn_text=»Más Información» btn_link=»https://excursionesenlarivieramaya.com/tours/xplor/» target=»_blank» position=»left» border=»1″ animate=»»]

XPLOR, PARQUE DE AVENTURAS

⭐⭐⭐⭐⭐  9,5/10

140€/adulto    70€/niño[/promo_box] [/one_third]

Los misterios relacionados

La asociación entre el sacrificio humano y el juego de pelota aparece en el registro arqueológico relativamente tarde, después de la época clásica.

Imágenes de cautivos fueron mostradas frecuentemente en el arte maya y se supone que estos prisioneros eran sacrificados después de un ritual juego de pelota amañado.

No obstante, en lugar de cautivos semi desnudos y maltratados, los frisos de Chichén Itzá muestran el sacrificio de jugadores, probablemente del capitán del equipo.

Existe un poco de controversia y varias teorías ya que podrían decapitar al perdedor del juego así como al ganador, en este segundo caso se explica como una ofrenda de la mejor sangre a los Dioses.

sacrificios mayas

En la versión azteca del juego, los cráneos de los miembros del equipo perdedor eran colocados en «calaveras» al lado del campo, y su sangre se ofrecía en ofrenda como alimento de los dioses.

Estas «sandalias descalzas» han tenido la oportunidad, en dos ocasiones, de observar «in situ» los frisos de Chichén Itzá, así como un grupo de calaveras empotradas en uno de los muros. La verdad es que es escalofriante.

En estos frisos se inmortaliza la decapitación y muestran las siete serpientes rojas que salen del cuello del inmolado.

Son diversas las teorías y conclusiones sobre este juego de pelota maya, tan rodeado de misterio como otras tantas cosas de la civilización maya y, aunque el misterio persiste y las pruebas de vida y muerte de este singular y místico pueblo no dejan a nadie indiferente, estad tranquilos, queridos amigos, que en Playa del Carmen lo máximo que os podéis encontrar son las calaveras de la famosa Catrina y souvenirs con alusiones a este mítico juego.

Post relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *